Med.

El aspecto emocional de una enfermedad orgánica, es caracterizada por síntomas que persisten mucho después de que hayan desaparecido los signos clínicos de la enfermedad.