La prueba endoscópica que permite la visualización radiográfica de los conductos biliares y pancreáticos, se introduce un duodenoscopio fibroóptico flexible en el colédoco, se instila una sustancia radiopaca y se obtienen las imágenes radiográficas.