Med.

Se aplica, en radiología diagnóstica, al procedimiento para delimitar los conductos biliares principales. Se inyecta un material de contraste radiopaco en el colédoco a través de un tubo en T introducido durante la intervención quirúrgica. Habitualmente se realiza después de una colecistectomía para descubrir la presencia de cálculos residuales.