El trastorno derivado de una afección intrahepática, como una infección, sepsis, cirrosis, absceso, tumor o complicación de un fármaco.