Dícese de lo que está abrasado o quemado.