Flora Iberica: Hierbas anuales o perennes, terrestres o epífitas, entomófilas. Hojas alternas, en disposición dística o en espiral, con nerviación paralela, diferenciadas en una vaina cerrada que envuelve la base de los entrenudos y un limbo atenuado en la base. Inflorescencias cimosas, laterales o terminales, rodeadas de una espata foliosa. Flores hermafroditas, rara vez unisexuales, trímeras, actinomorfas o zigomorfas, hipoginas, pediceladas o subsentadas. Perianto en dos verticilos, diferenciados en sépalos y pétalos. Androceo con 6(3) estambres diferenciados en filamento y antera; anteras tetraesporangiadas, con las tecas dispuestas en cruz, basifijas o dorsifijas, de dehiscencia valvar, rara vez poricida. Gineceo con 3 carpelos, cenocárpico, trilocular, con 1-20 rudimentos seminales en cada lóculo, con un estilo bien diferenciado y un estigma terminal. Fruto en cápsula loculicida, muy rara vez indehiscente o bacciforme, con pocas o numerosas semillas. Semillas operculadas, muy variables en forma y ornamentación, con embrión pequeño y endospermo abundante.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.