Med.

La capacidad de una célula embrionaria para reaccionar normalmente ante el estímulo de un inductor, lo que permite un crecimiento o diferenciación normal y mantenida del embrión.