Med.

Se aplica, en quiropráctica, al mal funcionamiento de órganos o tejidos secundario a una alteración de la función nerviosa que se debe a una limitación del movimiento normal o a una posición anómala de los segmentos vertebrales.