Med.

La propiedad del ventrículo del corazón en estado de reposo que determina la relación entre el llenado del ventrículo y su presión diastólica.