Psicol.

La tendencia a actuar o a responder violentamente con agresividad o agresión.