Med.

Se aplica al acto de presionar con los dedos, como cuando se intenta detener el flujo sanguíneo de una herida.