El establecimiento de ciertos patrones de conducta para evitar los estímulos desagradable o dolorosos.