No siempre la encorvadura o el movimiento con que una planta reacciona trópicamente a la acción de un estímulo se produce en el sitio preciso en que ha recibido la excitación (trópico). En la plántula recién germinada de no pocas gramíneas no es capaz de recibir el estímulo de la luz más que el ápice del coleóptilo, y, en cambio, la encorvadura sólo se manifiesta en el mesocótilo. Este fenómeno no puede explicarse más que suponiendo que dicho estímulo es conducido a través de la planta; he aquí explicada la frase conducción del estímulo.