Del lat. conductĭo, -ōnis, Econ. Termo.

Acción y efecto de conducir (dirigir, guiar y llevar). Se aplica al conjunto de conducto dispuesto para el paso de algún líquido o fluido (conducencia). En economía, el ajuste y concierto hecho por precio y salario (en desuso). En termología, la transferencia de calor de un objeto a otro por el contacto directo de su superficie (conducción del calor); cuando nos sumergimos en agua fría, se pierde mucho calor por conducción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.