Del lat. conductĭo, -ōnis, Econ. Termo.

Acción y efecto de conducir (dirigir, guiar y llevar). Se aplica al conjunto de conducto dispuesto para el paso de algún líquido o fluido (conducencia). En economía, el ajuste y concierto hecho por precio y salario (en desuso). En termología, la transferencia de calor de un objeto a otro por el contacto directo de su superficie (conducción del calor); cuando nos sumergimos en agua fría, se pierde mucho calor por conducción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.