Med.

El cambio de la conducta normal de una persona en respuesta a una sobrecarga.