Med.

Se plica, en embriología, al conducto que, en el varón, origina los conductos del sistema reproductor (conducto del epidídimo, conducto deferente, vesículas seminales, conducto eyaculador); en la mujer persiste vestigialmente constituyendo el conducto de Gartner.