Psicol.

La situación en la que una persona se enfrenta a dos alternativas poco atractivas.