El contrato que impone a un banco la obligación de efectuar pago y cobro por cuenta de su cliente.