Del lat. cor, m. Anat.

Órgano de naturaleza muscular, común a todos los vertebrados y a muchos invertebrados, que actúa como impulsor de la sangre. Es el órgano central de la circulación, que en los animales inferiores es la simple dilatación de un vaso, y en los superiores es musculoso, contráctil, y tiene dos, tres o cuatro cavidades, llamada: aurícula las superiores y ventrículo las inferiores. Para efectuar la circulación sanguínea, realiza movimiento de dilatación (diástole) y de contracción (sístole), y que en el hombre está situado en la cavidad torácica. En desuso equivale al término corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.