Del gr. μονἀς, άδος, con el pref. criso- y el suf. -ales, f. pl. Bot.

Orden de flageladas con 1-2 flagelos terminales o algo laterales, cromatóforos pardos y grasas o leucosina como producto de la asimilación. Cistes endógenas, típicamente con una cubierta provista de un poro; en la composición de la membrana entra la sílice. Es frecuente la formación de colonias, así como la existencia de caparazones o cáscaras. Se encuentran en aguas limpias, frescas y tranquilas, donde a menudo se desarrollan en masa, formando una parte importante del plancton de agua dulce. Tres familias: cromulináceas (= crisomonadáceas), con un flagelo; himenomonadáceas (= isocrisidáceas), con dos flagelos iguales; ocromonadáceas, con dos flagelos desiguales. Compara crisomonadinas y crisofíceas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.