Del gr. χρῶμα, ατος, con el suf. -foro. Biol. Bot.

En biología, orgánulo de pigmento que se observa en las células de la piel de muchos vertebrados, por ejemplo el camaleón, y el integumento de los crustáceos. La concentración o dispersión de los gránulos de pigmento en el citoplasma de la célula determina el color del animal. Ver cromoplasto. En botánica, etimológicamente, sustentáculo de color o pigmento. Como consecuencia de la intensidad de la dirección de la luz, experimentan cambios diversos en el interior de la célula. Si en ésta solo existe uno, como ocurre en el género Mougeotia, grande y de forma rectangular, éste gira sobre su línea media, y puede colocarse perpendicular a la dirección de los rayos luminosos o recibir la luz de soslayo, según la intensidad de ésta. Si la célula los contiene en abundancia, éstos se distribuyen de manera muy variada en la célula y dan lugar a una serie de estados para los cuales se ha creado o adaptado una rica lexicología; antístrofe, apóstrofe, diástrofe, epístrofe, escaróstrofe, parástrofe, perístrofe, sístrofe. La mayoria de estas voces se debe a Senn, Die Gestaltsund Lageverändrung der Pflanzen-Chromatophoren, Leipzig, (1908). Sinónimo de plastidio. El término fue introducido en nomenclatura por Schmitz, en 1882, y es de uso más general que plastidio, se propuso substituirlo por trofoplasto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.