Del gr. σῶμα, con el pref. crom-. m. Biol.

Estructura filamentosa que, en numero variable, se encuentra en el núcleo de las células de los aucariontes (células de animales y plantas). Están conformados por cromatina, y contiene a los genes en una secuencia lineal, determinando las características particulares de un determinado organismo. En la primera fase de la división, están separados y con las tinciones adecuadas, pueden verse con el microscopio óptico. Cada uno consiste en dos cromátides que permanecen juntas por el centrómero. Su número en una célula es constante para cada especie. En los organismos diploides, se dan por pares; aunque en los gametos, en las células germinales, se han repartido por igual en cada una de las dos células hijas, de forma que sólo tienen la mitad de la dotación normal. En el hombre, cada célula posee 46: 22 pares no sexuales y un par sexuales; y cada célula germinal tiene sólo 23: 22 no sexuales y uno, el X o el Y, sexual. Las bacterias y los virus contienen solo uno, más simple, le faltan las histonas y consiste simplemente en una doble hélice de DNA o en algunos virus de RNA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.