Se define como la confianza de que el paciente utilizará el fármaco prescrito exactamente como se lo ordenó el médico. La falta de cumplimiento se produce cuando el paciente olvida o se niega a tomar las dosis prescritas de la medicación en los tiempos recomendados o interrumpe la toma sin consultar al médico.