Med.

Se aplica, en medicina ortomolecular, al déficit de un nutriente de magnitud suficiente como para afectar a la salud, pero no lo bastante grave como para generar los síntomas clásicos de la deficiencia.