Es un trastorno hemolítico congénito transmitido con carácter autosómico recesivo: el trastorno homocigoto se caracteriza por hemólisis crónica grave.