Del lat. degeneratĭo, -ōnis, f. Biol. Bot. Med.

Acción y efecto de degenerar. En biología, el deterioro estructural o deterioro funcional de célula o tejido; la alteración grave de la estructura celular. La degeneración es la pérdida o alteración de la función vital de la célula, tejido, órgano u aparato debido al envejecimiento o por causa patológica. La degeneración es el cambio que se da en la célula, tejido u organismo, debido a la enfermedad y otro factor, que lleva a la muerte y destrucción de la parte afectada. La degeneración es la reducción, o la pérdida completa, de un órgano en la evolución. El apéndice cecal del humano ha sufrido este proceso degenerativo, de forma que ya no realiza ninguna función relevante, conocida, en el hombre. La degeneración de algún carácter externo puede determinar el que un animal parezca más primitivo del que en realidad es; por ejemplo, en sentido prístino se pensó que las focas estaban más relacionada con los peces que con los mamíferos, debido a la degeneración de sus extremidades (órgano vestigial). En botánica, la defectuosa formación de un órgano, en el sentido de descaecimiento o declinación. La decadencia de una planta en relación con su estado normal. Así, se ha hablado de una degeneración de la caña de azúcar, en su variedad criolla, debida en realidad a enfermedad producida por virus, leptonecrosis, mosaico, rizadura, virosis, etc. En medicina, el deterioro y pérdida de la función de la estructura corporal; la pérdida progresiva de la normalidad psíquica y moral y de la reacción nerviosa de un individuo a consecuencia de las enfermedad adquirida o enfermedad hereditaria. La degeneración se suele asociar con el envejecimiento, pero también puede ser producto de al enfermedad y la inactividad (atrofia).

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.