La disminución progresiva de la intensidad del color de las figuras para producir la impresión de alejamiento. En pintura, la declinación o moderación de tinta que se observa en los términos que se consideran más o menos remotos.