Med.

Es la negativa persistente a aceptar la existencia de determinadas cosas o de todo, incluido uno mismo, como se ve en distintos tipos de esquizofrenia.