Med.

Se aplica a cualquiera de las diversas alteraciones degenerativas de los lóbulos frontal y temporal anterior que producen cambios en la personalidad y la conducta, que en ocasiones se confunden con los causados por la enfermedad de Alzheimer y que, con el tiempo, pueden evolucionar a inmovilidad y pérdida del habla.