La densidad o compacidad de una sustancia que la lleva a flotar en un líquido estándar.