En una célula plasmolizada, recobramiento de su turgencia normal por hincharse el protoplasma absorbiendo el agua perdida.