Med.

Es un síndrome que afecta a los niños, en general después de una separación brusca de la persona que les ha criado. Los síntomas son miedo, retraimiento, llanto continuo, rechazo de la comida y trastornos del sueño, todo lo cual conduce a un trastorno del desarrollo físico, social e intelectual del niño.