El fenómeno en el que la adición de una molécula de soluto a un solvente reducirá la presión de vapor del solvente en equilibrio entre la fase de vapor y la fase líquida.