Der.

La facultad por la que el titular de un establecimiento abierto al público se reserva la decisión de denegar la entrada a este.