Der.

El derecho que, por ser inherente a la dignidad humana y por resultar necesario para el libre desarrollo de la personalidad, suele ser recogido por la constitución moderna asignándole un valor jurídico superior.