El cambio relativamente menor y gradual de la antigenicidad de un virus periódicamente con aparición de un antígeno mutante, que exige nuevos anticuerpos y vacunas para combatir sus efectos.