Med.

Se aplica a los iones eléctricamente cargados que son producto de la desintegración del gas radón. Los derivados del radón son considerados potencialmente peligrosos para la salud por la Environmental Protecction Agency (EPA) porque tienden a adherirse a superficies, como los alveolos pulmonares, donde pueden provocar lesiones por radiación ionizante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.