Med.

Se aplica a los trastornos cutáneos asociados con la exposición a productos químicos tóxicos u otros agentes en el puesto de trabajo. Se estima en un 80% los casos de dermatitis de contacto que son resultado de la exposición a irritantes químicos.