Se aplica a la rama de la psiquiatría pediátrica que se ocupa del desarrollo de habilidades que requieren la coordinación entre los procesos sensoriales y las actividades motoras, como los reflejos del lactante, el establecimiento de horarios y los trastornos emocionales y conductuales.