Del lat. detectĭo, -ōnis, f. Filos. y Psicol.

Acción y efecto de detectar. En filosofía y psicología, la localización, la percepción o el descubrimiento de algo que no está a la vista, mediante la recogida de señal o prueba, de la existencia o la presencia de una cosa o un fenómeno que está oculto: la identificación del estímulo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.