Es un proceso patológico en el que los riñones no concentran la orina, produciendo poliuria, polidipsia y una orina muy diluida. La secreción de hormona antidiurética (ADH) por la hipófisis es normal, así como la función renal, excepto la ausencia de respuesta a la ADH.