La forma de diabetes que se desarrolla como un efecto adverso del tratamiento para un problema médico diferente.