Se aplica, en EE.UU., a la concesión añadida a los pagos a los hospitales por los servicios prestados a los pacientes pertenecientes al sistema Medicaid, como reconocimiento del coste de los servicios que proporcionan las enfermeras a esos pacientes, que es superior al coste que implica la población hospitalaria en general.