El fosfato orgánico que se une a la hemoglobina en el eritrocito (2,3-DPG). El 2,3-DPG es un producto derivado de la transformación del glucógeno en glucosa. El 2,3-DPG reduce la afinidad entre la hemoglobina y el oxígeno, derivando la curva de disociación del oxígeno hacia la derecha, ayudando por tanto a difundir el oxígeno por el tejido; el entrenamiento aeróbico regular aumenta la concentración del 2,3-DPG en el eritrocito (aclimatación a la altitud).