Del lat. digestĭo, -ōnis, Biol. Fisiol.

Acción y efecto de digerir (digestir). En biología, la transformación, por parte del organismo vivo, del material ingerido en partículas químicas más simple, que puedan ser absorbido y asimilado por el organismo. Este proceso requiere la participación de la enzima digestiva y puede tener lugar fuera de la célula, como por ejemplo en el tracto digestivo, como es el caso de muchos animales (proceso digestivo); o intracelularmente, como ocurre tras la fagocitosis celular, en los protozoos y celenterados. En fisiología, la función digestiva consta de diversa función parcial de naturaleza mecánica, física y química, realizada en sucesión constante; el principal proceso es la masticación, la insalivación y la deglución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.