Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas trepadoras. Tallo bien desarrollado. Hojas alternas, pecioladas, con varios nervios paralelos conectados por una nerviación reticulada. Flores actinomorfas, unisexuales; las masculinas con ovario rudimentario y 6 estambres libres opuestos a los tépalos; las femeninas con estambre rudimentario, ovario ínfero tricarpelar, bilocular, con 3 estilos bifilos. Fruto baya.

 

Flora Iberica: Hierbas perennes, generalmente dioicas, con tubérculos o rizomas, volubles o no. Hojas alternas –opuestas o verticiladas en especies extraibéricas–, simples, enteras o palmatilobadas, con venas principales palmeadas y secundarias transversales; estípulas caducas o inexistentes; pecíolos pulvinulados. Inflorescencias en racimos, panículas o espigas. Flores unisexuales (excepto en alguna especie asiática), epíginas, actinomorfas, sésiles o pediceladas, con brácteas o ebracteadas. Tépalos 6, en dos verticilos apenas diferenciados, generalmente soldados en la base. Estambres 6, pero estériles en ocasiones los del verticilo interno, que pueden incluso faltar; filamentos libres o unidos a los tépalos, a veces unidos en columna estaminal; anteras tetraesporangiadas. Ovario tricarpelar, ínfero, trilocular, generalmente con 2 rudimentos seminales por lóculo, anátropos, superpuestos, de placentación axilar; estilos 1 ó 3, con 3 estigmas. Fruto en baya, cápsula o sámara. Semillas esféricas o comprimidas, en general aladas, con endosperma escaso y embrión pequeño. Integrada por unos 7 géneros y más de 600 especies, subcosmopolitas, pero con representación escasa en las regiones templadas y muy superior en las zonas tropicales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.