Es un trastorno que afecta frecuentemente a los niños de inteligencia normal o superior a la normal, se caracteriza por la dificultad para aprender procesos tan fundamentales como leer, escribir o hacer cálculos numéricos.