Se define como un trastorno que se caracteriza por movimientos involuntarios repetitivos de los músculos de la cara, de los miembros y del tronco, afectando sobre todo a personas ancianas a las que se ha tratado durante períodos prolongados de tiempo con antipsicóticos pero puede estar causada por medicamentos antidopaminérgicos.