m. Quím.

Líquido en el que se puede disolver una sustancia.