Es un proceso de la integración sensorial que se caracteriza por la alteración de la capacidad de planear movimientos no habituales que exigen habilidad.